PRESIDENTE DE EE.UU. INTERVIENE EN LA SITUACIÓN DE CONGESTIÓN DE LOS PUERTOS DE LA COSTA OESTE.

📌  Joe Biden interviene ante la congestión portuaria y compromete al Puerto de Los Ángeles a operar las 24 horas del día 📌 Tras reunión co...

Revista Logística y Transporte No. 109 MAR 2020

18 jun. 2013

El Estado de Venezuela se ha convertido en un gran importador. Para las líneas navieras se trata de un buen cliente, pero también ha representado sus riesgos.

Casos como el de las importaciones de Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval - http://www.pdval.gob.ve/portal/-), donde la compañía estatal se quedó durante años con los contenedores se siguen repitiendo y las transportistas buscan "garantías" antes de acordar un negocio con empresas estatales venezolanas.


"Cada vez que una empresa del Estado busca hacer un booking (reserva) las navieras buscan garantías", dijo el directivo de una de las navieras más grandes del mercado. En algunos casos, incluso, las navieras prefieren trabajar con las denominadas "empresas consolidadoras", actores que funcionan como intermediarios en el transporte marítimo.

Esta fuente del rubro señala que "son políticas particulares de cada línea. Hay navieras que prefieren el consolidador a una empresa del Estado, las navieras varían su estrategia".

La explicación es sencilla: para las navieras es más fácil actuar contra un operador logístico que contra una empresa del Estado como Pdvsa. "El Estado es más fuerte que una naviera", agrega el directivo.

"Es más fácil atacar al consolidador de carga que a una empresa del Estado", expresó un agente aduanal, que también prefirió el anonimato.

Aunque esta operación puede resultar favorable para las transportistas, representa un encarecimiento para el importador final ya que debe cancelar los servicios a la empresa consolidadora, quien es la responsable de cumplir todos los trámites desde el puerto de origen hasta el de llegada. "Es un costo adicional y se encarecen los productos", aseguró el directivo de la naviera.

Los incumplimientos
Recientemente al despacho del ministro de energía y Petróleo, Rafael Ramírez, llegó una comunicación suscrita por la Asociación Naviera de Venezuela en la que se reclama un pago de 196 millones de dólares por la demora de 2.900 contenedores pertenecientes a seis líneas navieras.

En el texto se hace referencia a que parte de esos equipos fueron consignados a nombre de empresas consolidadoras y no de la petrolera.

"Los contenedores ingresaron al país bien por haber sido consignados a nombre de Pdvsa o a través de empresas consolidadoras, alcanzando en su mayoría un número de días promedios de permanencia en el territorio nacional que son totalmente inusuales en este tipo de operaciones", dice la misiva del día 25 de abril.

No es la primera vez que esto ocurre. Un documento elaborado por la Comisión Especial de Revisión y Registro de la deuda originada en Pdval confirmó en 2011 que la estatal adeudaba casi 121 millones de dólares a diez navieras. Inicialmente los reclamos de las navieras eran de 303,3 millones de dólares, pero ambas partes acordaron un pago de sólo 120,9 millones de dólares.

Bodega Móvil de PDVAL.
"Las empresas estatales no tenían experiencia como importadores, han ido aprendiendo, pero no conocer el negocio no los exime de la responsabilidad", agregó el directivo de la naviera.

Sólo en el primer trimestre de este año las importaciones públicas sumaron 6.354 millones de dólares, 20,7% más que en el mismo período de 2012, según el Banco Central de Venezuela.

Fuente: Mundo Marítimo - El Universal, Venezuela.

0 comentarios:

Publicar un comentario