PRESIDENTE DE EE.UU. INTERVIENE EN LA SITUACIÓN DE CONGESTIÓN DE LOS PUERTOS DE LA COSTA OESTE.

📌  Joe Biden interviene ante la congestión portuaria y compromete al Puerto de Los Ángeles a operar las 24 horas del día 📌 Tras reunión co...

Revista Logística y Transporte No. 109 MAR 2020

1 may. 2017



Tras un bajo comercio marítimo en el 2016, Diego Blotte, country manager de Maersk Line, naviera con operaciones en el Perú, explica los cambios tecnológicos que apuntan a incrementar sus ventas.

La industria naviera enfrenta un problema de sobreoferta. En los últimos cinco años, a nivel global, la falta de crecimiento de los flujos comerciales ha presionado las tarifas cobradas por los contenedores transportados por las empresas navieras. Desde ya hace un año esta industria enfrenta esta situación: hay más barcos y más espacio de lo requerido para la cantidad de carga que los países demandan transportar.

Grupos globales como Maersk, de origen danés, han estado inmersos en lograr eficiencias. En el caso de Maersk, dos líneas de negocio se han visto afectadas: energía (Maersk Oil), por el menor precio del petróleo, y transporte y logística (Maersk Line), ésta última, con operaciones en el Perú. En el 2016, el grupo reportó utilidades por US$711 millones, 77% menos que en el 2015. Sólo Maersk Line reportó una pérdida de US$367 millones a nivel global en el 2016, una fuerte caída desde los US$1,303 millones de utilidades del 2015.

Para este año, sin embargo, se espera el inicio de la recuperación.



2017: ¿EL AÑO DE LA RECUPERACIÓN?
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Maersk Line, según sus estados financieros, estima una mejora en los fletes —lo que se cobra por contenedor— en el 2017. Los fletes vienen elevándose gradualmente desde mediados del 2016. En julio pasado, el flete por un contenedor de 40 pies alcanzó US$1,403, desde el mínimo de US$1,113 de abril, según World Maritime News.

Diego Blotte, country manager de Maersk Line en el Perú comentó que el punto de quiebre ya ha pasado (SE 1561). “Se han visto muchas fusiones y adquisiciones, e incluso la quiebra de una naviera grande [la surcoreana Hanjin]. Es la consecuencia de muchos años en que los precios han estado en niveles casi insostenibles”, detalla.

Para este año de recuperación, Maersk concentrará su estrategia en un uso más intensivo de la tecnología. En una industria que básicamente compite por precio, Maersk buscará generar valor agregado “más allá del precio”, adelanta Blotte. Por ello, lanzarán el servicio remote container management (RCM).

“Tenemos una flota de 270,000 de estos contenedores que tendrán chips. El exportador tendrá control total de su carga: verá la temperatura, los niveles de energía y oxígeno. Es una transparencia que hoy no existe en la industria”, detalla el ejecutivo. Al RCM se suma una aplicación móvil, ya en funcionamiento, que permite ubicar el movimiento de la carga en tiempo real. Ésta también será renovada este año.



MAERSK LINE: EL PERÚ Y LA REGIÓN
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
“La consolidación de algunas empresas permitirá tener más disciplina en el manejo de la oferta y así hacer sostenibles los precios. El flete unitario cayó en el 2015 a nivel global. Pero en volumen, en el 2016 Maersk creció 9.4% a nivel global y 21.6% en el Perú”, detalla Blotte.

Para Maersk Line, el Perú y países como Chile, Colombia y México son vistos positivamente tanto por su fortaleza macroeconómica como su actividad comercial marítima. Sólo en el Perú, la empresa planea incrementar sus ventas en 7% este año, tanto en volumen como en facturación.

Puesto que Maersk Line ofrece servicios de transporte de mercancías en contenedores, la oportunidad de crecimiento está en la agroexportación y la pesca. Ambos sectores requieren de transporte de carga refrigerada que, en el caso del Perú, implicó un crecimiento interanual de 4% en el 2016.

“El Perú y países como México, Chile y Colombia se están volviendo un foco importante para la carga refrigerada, donde tenemos mayor expertise”, explica Blotte. El agro es el sector más prometedor, estima el country manager. “El Perú se está convirtiendo en un país exportador de frutas. Por eso es interesante para nosotros”, agrega.

Para este año, Maersk Line apunta a crecer 3% a nivel global. “Crecer más allá implicaría una sobreoferta. Donde queremos crecer fuerte es en el segmento refrigerado. Para ello se necesita confiabilidad. Por eso estamos invirtiendo en tecnología”, finaliza Blotte.

En línea con el contexto global, el escenario para la actividad comercial marítima en el Perú es mejor este año. Después de al menos tres años en declive, la balanza comercial está en azul. El incremento en los términos de intercambio (relación entre los precios de las exportaciones e importaciones) impulsará la inversión hacia el cuatro trimestre del año.

0 comentarios:

Publicar un comentario